Cómo, dónde, cuándo y porqué debe aprender un niño música

Lo que pasamos a exponer como medio de orientación a los padres, obviamente son conceptos y consejos prácticos y útiles para el 98% de los niños, dejando un 2% para los casos fuera de lo común y con cualidades innatas musicales de cierta precocidad y genialidad, además de ser experiencia de vida con 56 años en la docencia musical especializada.

Muchísimos son los instrumentos que hay a disposición para estudiar: de cuerdas, de teclados, de viento, de percusión y otros.

Común y equivocada es la creencia que cualquier niño puede estudiar cualquier instrumento a cualquier edad, “y no es así”.

Si bien hay casos muy excepcionales  que rompen las reglas (1/1.000.000), no es así para el común denominador de los casos.

Comenzar el estudio de un instrumento, requiere del niño una predisposición (gusto) natural y sonora; además, una cierta madurez intelectual mínima como leer y escribir.

Aquí debo aclarar: hay métodos alemanes, japoneses y norteamericanos que hacen posible un aprendizaje ágil, ameno y productivo cuando un niño comienza a los 3/4 años sus estudios; ya sean por colores y formas, pero en un instrumento acorde a su edad cognitiva.

Nuestro Conservatorio es el único en el país que dicta estos cursos especializados; los mismos están agrupados en dos etapas:

1)    Para edades entre los 3 y 5 años, y

2)    Para edades entre los 6 y 10 años.

 

Los instrumentos correctos y más accesibles para estas edades son el piano y el órgano.

En ellos el niño comienza como jugando e investigando, y va asimilando conocimientos que le serán fundamentales en el correr de los años venideros. No olvidemos el tamaño y extensión de las manos a esas edades! De ahí que los instrumentos propuestos sean los más accesibles; luego, podrán cambiar a otros cuando crezcan.

Un niño a los 10 años puede ingresar a los instrumentos de cuerda y de percusión, y desde los 12/14 años a los instrumentos de viento.

Todo el mundo olvida por ejemplo, que el violín es el primer instrumento en dificultad de entre todos los existentes; y todos desean estudiar guitarra, olvidándose que tocar bien el instrumento no es solo “rasgueo y hacer una docena de acordes”, sino que se requiere una técnica que lleva tiempo adquirir.

Otro caso: tocar trompeta, saxo o trombón requiere de excelentes pulmones y muy buena caja torácica, cosa que recién se puede aplicar desde los 15 años en adelante.

 

Anexo a todo lo dicho, los padres que envían a estudiar música a sus hijos deben pensar:

a)    Que deben proveerles el instrumento y material de estudio al comenzar el mismo.

b)    Que si el niño está “desubicado” en un instrumento que no es para su edad y no le es accesible, terminará por abandonar sus estudios y odiará de por vida el instrumento y a la música.

c)    Que sus hijos deben estudiar “lo que a ellos les guste” dentro de sus edades; y NO lo que le guste a la mamá, al papá o abuelos, pues son ellos quienes dedicarán sus horas al estudio y a quienes les complacerá escucharse…

d)    Que deben hacer entender a los chicos que todo lo que estudian tiene la misma importancia: escuela, música, idiomas, ballet, etc. pues muchas veces fallan por la permisividad paterna que se les otorga.

e)    Crear conciencia en ellos que todo lo que es cultura es lo que sirve y engrandece al ser humano; por lo tanto: todo lo que se comienza debe finalizarse. No olvidemos que el niño es generalmente antojadizo e inconstante en muchos casos, y necesita orientación y disciplina para ser en el futuro, un hombre íntegro y de provecho.

f)      Cuando cualquier persona, tenga la edad que tenga, comienza un estudio sea de lo que sea, debe hacerlo en el lugar idóneo y con personal altamente especializado. No debe permitirse el hacerlo mediocremente ya que cuesta el mismo trabajo aprender bien que mal, y si paga por el servicio (y aunque no lo hiciera), exija y exíjase lo mejor!!!

 

Por eso, inscríbase en nuestro Conservatorio que el Decano y con 93 años de vida musical ininterrumpida, y creador de los más eminentes y magníficos pianistas del Uruguay.

¡Los esperamos!

 

Carlos Jorge Lapenne


A %d blogueros les gusta esto: